26/1/08

Amazona de la libertad

Théroigne de Méricourt, nacida Anne Josèphe Terwagne, más tarde adoptaría el nombre de Lambertine, fue una revolucionaria francesa. Nació en 1762 y pronto abandonó la casa familiar para trabajar como sirvienta, convirtiéndose finalmente en cortesana.
Manejando sable y pistola, Theroigne se suma a la lucha en la gran Revolución Francesa y crea un salón en el que se reúnen Camille Desmoulins, Jerôme Pétion de Villaneuve, Jacques Pierre Brissot y otros revolucionarios. También funda el club de los amigos de la ley que se funde con el célebre club de los Cordeliers.
El 14 de julio de 1789, encabezó la toma de La Bastilla, irguiendo una espada con la que arengó a las mujeres del pueblo. También consiguió que el ejército de Flandes se sumara a las filas revolucionarias y para apoyar al ejército insurrecto se despojó de sus alhajas, arrojándolas al piso en medio de una reunión de jacobinos, instando a otras mujeres a hacer lo mismo.
En 1790, acusada de haber tomado parte en los acontecimientos del 5 y 6 de octubre en Versalles, es arrestada, pero consigue escapar y vuelve a París a fines de 1791. El 26 de enero de 1792, es recibida con todos los honores por los jacobinos que la proclamaron “Primera amazona de la Libertad”. También obtuvo un cargo militar y se propuso formar un batallón de amazonas, a quienes les dirigió estas palabras: “¡Ciudadanas! ¡No olvidemos que debemos entregar nuestra vida a la patria! ¡Armémonos! La naturaleza y las leyes nos dan derecho a eso. Demostremos a los hombres que no somos inferiores a ellos en valentía y bravura; demostremos a toda Europa que las mujeres francesas conocen y están a la altura de las ideas de su siglo, despreciando los prejuicios absurdos y antinaturales. ¡Mujeres francesas! Comparen lo que somos en el orden social con lo que deberíamos ser. Para conocer nuestros derechos y nuestras obligaciones es necesario que nos dirijamos al juicio de la inteligencia, para con su ayuda poder distinguir lo justo de lo injusto. ¡Mujeres francesas! Lo repito otra vez: nuestra misión debe ser alta. Librémonos de las cadenas que nos atan; ya es tiempo de que la mujer salga del ambiente en que estuvo encerrada durante tanto tiempo, esclavizada por el orgullo, la ignorancia y la injusticia de los hombres.”
Theroigne esta presente en todos los combates, pero en mayo de 1793, en el jardín de las Tullerías, es acusada de apoyar a Brissot -el líder de los girondinos- por lo que es apaleada y despojada de sus vestiduras por un grupo de mujeres. Theroigne siente, junto con la humillación, que la revolución está fracasada y enloquece.
En noviembre de 1800, con sólo 38 años, es recluida en el hospital de La Salpétriére donde permanecerá por largos 23 años, hasta su muerte. Su vida sirvió de inspiración a Charles Baudelaire para la creación de su obra poética "Las flores del mal".