24/6/14

¿Será porque me vino?

–7 AM, taladra mi vecino, le grito fuerte...
–¡Será porque te vino!

Desde hace varias semanas, el que taladra no es sólo el vecino, sino el jingle publicitario de Ibuevanol, donde una chica atraviesa varias situaciones fastidiosas, pero un coro de varones imbéciles minimiza las razones de su malestar, convencidos de que se trata de algo generado por sus hormonas. No hay una sola mujer, de todas las que encuesté, que no me haya dicho que la publicidad le parecía una porquería, insoportable, discriminatoria, peyorativa, machista o estúpida. Pero en el mundo publicitario (como en el resto de los mundos), incluso a riesgo de perder clientas, todavía mandan los varones.
¿Qué reproduce la publicidad del “será porque te vino”? Nada más ni nada menos que la vieja costumbre de no atender a las razones que tenemos las mujeres para enojarnos, para quejarnos, para indignarnos, para sentirnos molestas, angustiadas, iracundas, violentas. Vieja costumbre que termina con mujeres que, de tanto callarnos, aguantarnos, ser silenciadas y ninguneadas por los siglos de los siglos, terminamos reaccionando en el momento, contra la persona y con el decibel equivocados. Las claras conciencias que no logran captar la esencia milenaria de tales reacciones, se tranquilizan a sí mismas con el fatídico “será porque le vino” (que tiene otros equivalentes tales como “está re loca”, “¿quién las entiende?”, “necesita un tipo” y otros aún peores).
No es difícil imaginarse la vida de esa mujer del aviso –publicidades que por supuesto, tampoco reflejarán, jamás, la vida de la inmensa mayoría de las mujeres, plagadas de oprobios, humillaciones e injurias infinitamente mayores-.
Ella tenía puesto el despertador a las 8, pero se levanta una hora antes, con los ruidos del taladro del vecino. Llega a la oficina con una hora menos de descanso que lo habitual, y poniendo su mejor humor, se le ocurre señalarle –con delicadeza- un error a su jefe que le contesta “acá no le pagamos para que piense”. Baja la cabeza y sigue haciendo los asientos contables hasta la hora de salida, esperando pasar por la tienda de la esquina a comprarse un pantalón antes de regresar a casa, porque el que tiene para trabajar ya está muy gastado. Pero no hay del talle que usa el 90% de las mujeres de su edad. Y aunque esa estadística bastaría para deducir que se trata del talle más común del mundo, la vendedora la mira como si se encontrara frente a un extraterrestre de dimensiones elefantiásicas y la manda a consultar al negocio de “talles especiales”. Frustrada, se sube al colectivo o la suben, mejor dicho, a empujones, porque en horario pico se viaja como ganado. Aunque, más bien, calcula que si fuera ganado (más precisamente, una vaca, como quiso hacerle creer la vendedora de pantalones), no tendría un toro embistiéndola en el camión jaula, como sí lo hace el pelotudo que tiene a sus espaldas. Pero ¿qué puede hacer? Si se corre, le meten un codazo o le clavan un paraguas en las costillas. Falta poco para llegar a casa, por suerte. Y llega. Lo primero que ve, cuando entra al departamento, son los dibujos del más pequeño... ¡en la pared del comedor! Pero cuando intenta decírselo a su marido, éste ni la mira. Es que justo a ella se le ocurre hablar en el instante en que Di María se la pasa a Rojo, que juega para Messi y... Bueno, por suerte no fue gol y el tiro libre le da dos segundos para preguntarle si advirtió que los crayones están desparramados por el piso y la pared hecha un enchastre. “Uh, no me dí cuenta”, dice impávido, antes de volver a gritar como energúmeno “¡Dale, pateá al arco!”
Y ella, que no podía gritarle al vecino del taladro, porque alquila y no quiere problemas con el dueño del departamento; que no podía gritarle al jefe, porque si no, la hubieran despedido; que no podía gritarle a la vendedora, porque a decir verdad, la piba no tiene la culpa sino los fabricantes de pantalones; que no podía gritarle al acosador del colectivo, porque la habría hecho quedar como una loca aduciendo que el bondi estaba lleno y que quién iba a querer tocarle el culo a una gorda como ella... ella entonces grita estruendosamente y se pone a llorar y tira los crayones por el balcón y zamarrea al niño mientras lo mete en la bañadera y llora más aún cuando él le dice “Calmáte, no es para tanto. ¿No será que te está por venir?”
Lo que le viene es la sangre que hierve, pero no la sangre menstrual, sino la propia y la de millares de mujeres que desde el neolítico hasta nuestros días fueron raptadas, esclavizadas, quemadas, violadas, asesinadas, sin derecho a quejarse, a sublevarse, a enojarse, a defenderse, a levantar la voz. Y cuando apoya la cabeza en la almohada, le caen unas lágrimas (también silenciosas), porque piensa que la gran mayoría de las mujeres ni siquiera puede pensar en esto que ella está pensando, porque la opresión también se naturaliza a tal punto que de coerción, se convierte en consenso, en deseo propio, en “forma de ser” o se convierte en dolores corporales, en enfermedades psiquiátricas y se invisibilizan sus raíces, sus causas.
Y entonces, él –que después de todo no es un hombre de las cavernas- se acerca despacio, le acaricia la cabeza sabiendo que debe resignarse a no tener sexo esta noche y le dice al oído, con todo el amor del que es capaz: “Tranquila, no pasa nada, mañana compro CIF y yo limpio la pared, ¿te parece?”
Tendría más cosas que opinar sobre los que nunca entienden nada. Pero mejor no sigo; mejor me tomo un Ibuevanol. Si escribí todo esto, será porque me vino...

38 comentarios:

ariel dijo...

Desde la primera vez que ví esa publicidad, me "repiquetaba" algo. Ese "será porque me vino" se niega a través de los fenómenos que busca solucionar el medicamento... Pero se niega desde lo orgánico, sin poner en cuestión el prejuicio que da lugar al comentario. (No sé si fui claro). Es decir "los hombres están equivocados al decir "será porque te vino", pero su error no es "ser machistas" o "pensar que las mujeres son volubles a causa de "la regla"". El error es no darse cuenta que es un simple dolor de cabeza. No sé qué es más repugnante: si la falsa moralina del spot, o que la publicidad sirva para reforzar estereotipos, disfrazada de "cuestionamiento a los lugares comunes".

Lud Mila dijo...

Excelente Andy! Refleja muy bien un poco de lo que sentimos miles de mujeres cada día que vivimos en este mundo machista.
El sistema mismo hace que las mujeres nos sintamos culpables de todas las cosas que vivimos, sentimos, y sufrimos, si no hay talle xq como mucho, si decimos algo que es ninguneado o pormenorizado sobre todo por un hombre,seguro pensemos que estaba errado o era una estupidez,y asi miles de ejemplos.
Nadie, mas que nosotras puede entender de que se trata sentirse mujer y caminar esta vida.
Pero por esto mismo son las mujeres, las primeras en revelarse cuando hay lucha de clases. Las que explotan y salen a poner el cuerpo para terminar con la opresión, con los males que las persiguen dia a dia!
MUJER BONITA ES LA QUE LUCHA!

Laur dijo...

Perdón, pero el dolor de cabeza causado por el ciclo hormonal existe, lo padecemos y es terrible, no es para nada un "simple dolor de cabeza" como dice Ariel. La lucha de clases es un hecho, los ciclos hormonales femeninos son un hecho, que la publicidad es una de las formas del Mal es un hecho.

>Tom dijo...

Muy bueno Andy!!!!!!

Yo había dejado de menstruar por las hormonas pero desde que vine a Bs As y tuve que abandonarlo volví a sufrir ese dolor mensual!!!!
No sólo es dolor, sino también aguantarte la misoginia del mundo todos los días y en particular ésos días"

Anónimo dijo...

Tengo que pensar que Ogylvi son unos genios ? O que vos no tenes las herramientas para darte cuenta de que en verdad ese coro es una critica hacia los hombres que piensan que cualquier malestar de las mujeres es producto de su ciclo menstrual ?
Acaso ella le da la razón y la publicidad dice "Ibuevanol forte, tu remedio contra la menstruación?" No. De hecho es para el dolor de cabeza y para sacar la marca de "para esos dias"

Intenta darle una vuelta de tuerca.

Franco Buenaventura

Anónimo dijo...

Buena reflexión la de la autora pero no para esta propaganda. Coincido con el compañero que publicó arriba, aveces es cuestión de darle una vuelta de tuerca más. Sino caemos en el feminismo de siempre

Anónimo dijo...

me siento rara al leer esto y que mujeres no coincidan con lo que realmente es...que no estén de acuerdo? si refleja claramente a la mujer, incluso el título de este blog hace referencia a la actitud de la mujer inconforme, a esa forma de mostrarnos es que hace referencia el será porque te vinoo, no?

Raquel dijo...

Hola Andrea, leyendo los comentarios veo esto de "caer en el feminismo de siempre" y me pregunto... ¿cuál es el problema de "caer en el feminismo de siempre"? el feminismo es LUCHA y luchar es eso, ser enérgica, oponerse a la desigualdad, criticar a los que la sustentan, enojarse contra los que la reproducen. Si "el feminismo de siempre" no hubiese luchado así durante tantos años no se hubiese conseguido nada, y a juzgar por algunos comentarios todavía falta seguir luchando para que se entienda qué está diciendo "el feminismo de siempre"

Ivan Mongi dijo...

Me parece que estás exagerando un poquito. Me parece a mi, que se yo.

Laura Fox dijo...

Hola lei esto y es una maravillosa narracion de la realidad de muchas mujeres,(claro,siempre existen excepciones). En 47 años escuche ese "sera porque te vino", miles de veces.
La indiferencia, el maltrato, el trato despectivo, el silencio obligado, no son situaciones extrañas para la mayoria de las mujeres y cuando mas pobres son mas la sufren. Aunque algunas mujeres, con conductas mas machistas que los machos, intenten negarlas. (Alguna vez escuche decir: esa yegua no es mujer para mi hijo...y otras tantas). Ha, y esto no se trata de feminismo, se trata de violencia encubierta,de subordinar, menospreciar y negar al otro.

Jora dijo...

Más allá de todo lo negativo que representa la publicidad, es destacable lo idiotas que son los publicistas que la hicieron al creer que sería un jingle atractivo para la mujer promedio...

Leila dijo...

Franco Buenaventura esta publicidad es lo mismo disfrazado. La pastillita es para el dolor de cabeza que se produce por los cambios hormonales los cuales son producto del ciclo menstrual. Lo quieren disociar del típico "Esos días" no porque sean benevolentes y ahora piensan más en las mujeres. Lo hacen porque así logran seguir vendiendo y más porque ahora necesitamos medicarnos no solo durante la menstruación sino todo el ciclo menstrual.

Anónimo dijo...

Pero... nadie entiende la publicidad? Justamente, la muchacha no está furiosa porque le vino ("tomó ibuevanol"), sino que tiene los problemas con lo que podría toparse cualquieeer persona promedio, peeero, el machismo de siempre (reflejado en el coro) descalifica y menosprecia sus problemas simplemente por el hecho de que es mujer.
¿Dónde está lo errado? Visibiliza una realidad que todas alguna vez padecimos, y no se ustedes, pero no estoy muy acostumbrada a ver algo así en una publicidad de toallitas.

silvia dijo...

La publicidad esta dirigida a una mujer con cambios hormonales.... no rompe con ningun estereotipo, al contrario lo reafirma... me encanto el articulo

Anónimo dijo...

Lo único que intenta la publicidad es vender Ibuevanol. Para ello se vale de prejuicios de nuestra sociedad machista. Lo que busca es generar este choque (como la publicidad "Unhate" de Benetton) para que lo que nos quede grabado en la cabeza sea el producto o la marca, no intenta hacer nada más. La crítica, si es que una publicidad puede hacerla, no funciona como crítica en este caso. Justamente porque la gran mayoría de las personas que miran la tele no se queda pensando y juzgando lo que acaba de ver; más bien se ríen (hombres o mujeres), la canción les queda pegada y seguramente muchos van a reproducirla.
Me parece medio exagerada la reflexión, pero está bueno que se haga y se exprese.
Saludos.

Santi dijo...

Disculpen… pero…¿Machista? ¿Acaso en la publicidad hay representantes del género masculino diciendo que las mujeres son menos capaces y deberían tener menos derechos que los hombre? Aclaremos algo...la protagonista es una mujer, la suegra es una mujer y la médica (matriculada) que habla al final es una mujer, y aparentemente participaron en la publicidad por su propia voluntad, hasta habrán hecho castings junto a otras cientos de mujeres, y no fueron obligadas por un grupo de hombres. Desconocemos si los guionistas son 100% hombres y los accionistas de la empresa también. Si hay alguna queja respecto a la empresa es otra cosa, una empresa no es femenina ni masculina es una organización compuesta tanto por hombres como mujeres. Una cosa es luchar por la igualdad de género, cosa que apoyo un 100%, y otra es decir que todos los males son culpa de los hombres por el simple hecho de ser hombres.

Anónimo dijo...

Santi, machista no significa hombres o mujeres en la publicidad o en todo lo que la rodea. Averiguá qué significa.

Y la sociedad es machista por personas (hombres y mujeres) que reproducen el machismo.

Anónimo dijo...

Y no dice explícitamente eso de que "las mujeres son menos capaces", ni esa clase de cosas, pero el machismo radica en simplificar todas las reacciones (sea cual sea) de las mujeres a "un tema hormonal". Eso es machismo. Como si las reacciones de las mujeres, así como de los hombres, no fueran la sumatoria de las muchas cosas que se van sucediendo a lo largo del día y de la vida.

Anónimo dijo...

La verdad que cuando ví el anuncio, fui por el mismo lado, pero creo que va mucho más allá. El análisis en sí me parece más de lo que escuchamos siempre, sin nunca darnos lugar a considerar también el estereotipo que se crea del hombre también. En general, los estereotipos con los que juega la publicidad son un insulto básicamente, tanto para el hombre como para la mujer, porque acá también se refleja una imagen burda y torpe del hombre, como lo hay en muchas cosas que solemos tildar de machistas. A veces no lo vemos, porque a los hombres no les afecta tanto en lo práctico. Creo en realidad que esta publicidad por lo menos se podría tratar desde la agresión a la femineidad por el lado de que atenta contra nuestro pudor,que creo yo, hoy en día no se valora más y tiene mayoritariamente consecuencias negativas. Honestamente, ¿es necesario hacer tan público un proceso propio de la mujer para que les compremos una pastillita? ¿Hasta qué punto necesitamos semejante parafernalia de estímulos (que además están pensados patéticamente, como para arruinarle más el día a uno)? Creo que en realidad, esto apuntaría más bien a un análisis de las publicidades en sí y como fomentan el consumo desbordado sin necesidad, es decir comprar todo aquello que me estimule sin necesitarlo realmente, y todo esto a través de una ridiculización tanto de las mujeres como de los hombres. Pero, a duras penas, aceptamos que esta publicidad logró su objetivo, captó nuestra atención y su marca quedó grabada en nuestras mentes. Eso es lo más triste de todo, porque uno se empecina en analizarla, criticarla para poder mejorar ciertos aspectos de nuestra sociedad y la realidad, es que ellos ya vieron esto de antemano y solo están jugando con uno..

Maria Pinero dijo...

La reflexion, me parece excelente. Con lo que no concuerdo, es con una especie de estigmatizacion del hombre, como boludo frente a un televisor y mas si hay futbol en la pantalla. Reflexion que haces en la etapa final de tu relato.
Tambien me parece, que la mujer que llega a su casa agotada de trabajar todo el dia, y encuentra caos, puede cagarse en el caos. Lo que se espera que haga y diga una mujer, tiene que ver tambien con las expectativas que generamos nosotras mismas.
Erradicar el machismo, propio de este sistema, no es una cueation del feminismo unicamente, no es una lucha a la que nos tenemos que subir unicamente las mujeres

Anónimo dijo...

Me parece que tanto estas como todas las propagandas referidas al ciclo menstrual hablan muy mal de las mujeres, que si no te manchas, tenes olores o tenes un humor de mier... y asi y la verdad es como lo tome cada una. Me parece que decir "sera porque te vino" simplifica todo lo que siente una mujer y no es asi. Y si, vivimos en una sociedad hiper machiste, desde el momento en el cual si um hombre esta con muchas mujeres es um winner y a la inversa somos put...

Anónimo dijo...

Evidentemente, la autora no entendió la publicidad.

Anónimo dijo...

Tal vez no habría debate si fuese mas general e indicara que hombres y mujeres sufren de dolor de cabeza, se irritan frente a ruidos molestos, no se llevan bien con sus suegros, etc etc...hay q vender mas ibuevanol y que mejor que mencionar que si a las mujeres nos duele la cabeza es por cambios hormonales...no es que no entendemos la publicidad sino que se olvidaron de explicar que no somos anormales y que a todos nos pasa lo mismo. Si alguien se quiere meter con mis hormonas debería ser el profesional que yo elija y a quien le cuente lo que me pasa.

Elizabeth Elizabeth dijo...

<considero que la autora entendió muy bien la publicidad, ya que si bien al final de esta aparece una doctora diciendo que "no es porque le vino" ella le atribuye el mal estar de las mujeres (la bronca, la sensibilidad) a los cambios hormonales que en definitiva es lo mismo; la publicidad no se despega de esta justificación machista. El mensaje es que todos los males de las mujeres se deben a los cambios hormonales; minimizando el hecho del maltrato, el acoso, la discriminación, la explotación, etc. a un simple ciclo fisiológico que se soluciona con una pastillita.
Te felicito Andrea esta genial el artículo.

Marcelo dijo...

ésta, como muchas otras propagandas se arrastran por la "salsa" patética del machismo y del encasillamiento de las personas. Al principio me enojé mucho al verla, pero luego me di cuenta que solo es una propaganda, seguramente escrita por un grupo de personas estúpidas que xq tienen algún titulillo universitario piensan que conocen a las personas a las que le hablan en sus comerciales. Siempre me indigno al ver este tipo de discriminación y solo puedo hacer una cosa para intentar combatirlas, enojarme e insultarlas no me dieron resultado, ahora las ignoro y cuando alguna otra persona me pregunta si la vi, en vez de enojarme e insultarla, la ninguneo y le quito importancia en el mensaje. perdon por la redaccion horrible de este mensaje pero tengo mucho sueño jeje. Me gusto mucho leer el desarrollo de tu nota

Natasha C- dijo...

Me pareció muy ofensivo para los hombres casados ceeen que solo piensan en tener sexo cada noche, el fútbol o desligar la mujer de limpiar la casa. Si bien puede que muchos hombres actuan de ese modo, no lo son todos. Si somos mujeres que niegan los estereotipos, tampoco tampoco debemos perpetuarlos.
Por el resto, estoy totalmente de acuerdo (Y)

MariaFabiola dijo...

Andrea, muy interesante el artículo, y también el debate. Casi todas las publicidades, suelo notar, estar basadas en estereotipos falsos. Mi pregunta es: cómo harías vos si te encontrás frente a la situación de tener que realizar una publicidad para vender un producto específico para dolores menstruales en mujeres? Un saludo!! :)

Laura dijo...

Che, "anónimo", cuál es el "feminismo de siempre"? el que lucha por la igualdad de género? qué molestia, no?

sole dijo...

Podemos aprovechar también para cuestionar el consumo de fármacos, no? porque con o sin mensaje patriarcal, la farmacología que se consume como "liberación" del ciclo menstrual y sus dolores (píldora, analgésicos, vacunas, etc.) , lejos están de ser la panacea de autonomía que el feminismo persigue, y más cerca de ser una forma de experimentación y control de nuestros cuerpos. Mucho hablámos sobre el mensaje y las formas de reproducción de la ideología patriarcal, y está muy bien, pero creo que también hay que avanzar sobre otros debates.

Anónimo dijo...

la directora es una mujer, las creativas tambien, la verdad no entendieron nada

Snorlitax dijo...

Para algunos, el coro de "será porque te vino" es una reafirmación de lo que se ve en la sociedad; para otros, está justamente satirizando esa realidad, mostrando lo ridícula que es la idea de que cuando una mujer está ofendida/enojada/triste/cualquier estado de ánimo que no sea el ideal es porque está indispuesta.

Mi opinión: sería posible que los publicistas hayan querido poner la cancioncita en forma de sarcasmo hacia la pelotudez, pero si eso era lo que buscaban, entonces no la hicieron bien, no la hicieron de tal modo que se note que era sarcasmo. Si vas a usar el feminismo para hacer publicidad de tu producto, usalo bien, como hacen Dove y todos esos.

Para rematar, al final la doctora explica que las mujeres tenemos otros dolores de cabeza producidos por las hormonas, en otros momentos del ciclo menstrual, y no sólo cuando estamos indispuestas... ... ... ... ...

O sea que al final los señores prejuiciosos del coro, algo de razón tenían! La chica no está indispuesta, pero tiene un dolor de cabeza producido, justamente, por sus hormonas... (Ahora necesita IbuEvanol todo el mes y no sólo cuando le viene, pero eso no es lo que me molesta). Aparentemente la pobre no tiene derecho a enojarse. No está enojada porque el vecino está con el taladro a las 7 am, sino porque le duele la cabeza debido a sus hormonas. Un hombre normal se enojaría por el ruido del taladro, pero ella se enoja sólo porque le duele la cabeza: se toma el Ibu y se le va el disgusto; de pronto le chupa un huevo el vecino desubicado. Es mujer, así que nunca está enojada ni ofendida por nada que no sea relativo a sus hormonas... (sarcasmo:off)

Básicamente esta publicidad añade el insulto a la injuria: se disfraza de feminismo encubierto ("pero fijate bien! en realidad es una crítica a la sociedad!"), sólo para dar una vuelta de tuerca más y reforzar la misma idea que simula criticar. Esta publicidad le da la mano a la mujer en el suelo, pretendiendo levantarla, y luego le da una patada y la tira un escalón más bajo. Lo triste es que con su disfraz, logra engañar a varios... Acá hay 3 niveles: una careta de machista, que se la sacan, mostrando una careta de igualdad ("mirá, en realidad soy bueno!"), y finalmente la verdadera cara, que no es otra que el mismo machismo del principio, sólo que más retorcido e inteligente en sus engaños, menos ignorante, y aún más perverso. Machismo por elección y no por ignorancia.

Anónimo dijo...

Snorlitax muy buen comentario

Marisol dijo...

Planteé mi inquietud en la defensoría del público y la respuesta fue espantosa.

Anónimo dijo...

Quiero dejar algo como comentario, porque la verdad me hizo gracia y creo que es una consecuencia posta de la publicidad.
Farmacia de ciudad grande, un día cualquiera, va un hombre a pedir Ibuprofeno para el dolor de cabeza. Que sean cápsulas.
La farmacéutica le dice: "Mirá, lo más económico que me queda en cápsulas es Ibuevanol..."
A lo que el tipo sin dejarla terminar exclama:
"No, querida, por favor, mirá si me hace mal? Esas cosas tienen HORMONAS FEMENINAS!"
La colega lo contó porque realmente era gracioso, pero no podíamos dejar de entender al pobre tipo, que no, que a pesar de la explicación le seguía teniendo miedo al producto por si acaso se volvía puto.

Es decir, en pos de posicionar el producto lo hicieron un producto "de mina". Un Ibuevanol Forte es la misma pastilla que un Ibu 400, un Ibupirac, un Actron pero en una cajita con voladitos rosas y mejor presentación. Como la Buscapina Fem que es rosa, con forma de florcita, pero es una Buscapina Compuesta N.
Ese tipo de cosas se ven todo el tiempo en la publicidad, de todo tipo, de medicamentos también. Me pregunto porqué pensarán que es necesario un empaque lindo y una publicidad específica, qué habremos hecho las mujeres para eso, si nos guiaremos más por la estética que por el contenido. Al menos me alegra un poquito saber que somos inteligentes de algún modo y tuvieron que pensar cómo generarnos una nueva necesidad ahora que sabemos que el Ibuevanol para los cólicos menstruales no garpa.

Anónimo dijo...

Está publicidad abona el mismo esterotipo de "Pasión de mujeres", la publicidad del Alto Palermo. Pero esa pareció molestar a menos chicas.

Anónimo dijo...

Diug... feminazis

cachu dijo...

CUANDO UNA MUJER ,TIENE DOLORES MENSTRUALES, DEBE IR A UNA ACUPUNTURISTA PARA QUE ARMONICE SU CICLO.
TODOS LOS DEMAS YEITES ,DE IRACUNDIAS,NEURALGIAS Y DESPELOTES VARIOS, LA SABIDURIA POPULAR LOS ENCASILLA ""EN PORQUE LE VINO ""Y PODRIA SER VERDAD, PERO LA CAUSA ES MATRIMONIAL.(NO TENER COHERENCIAS EXISTENCIALES NI CAMERAS )

Julian Chiacchio dijo...

ME PARECE QUE A ALGUIEN LE VINO